miércoles, 9 de noviembre de 2016

Recojo los recuerdos

Todo cambia. A veces,  uno pone resistencia antes estos cambios.
Da miedo evolucionar.

Con los cambios también aprendes a valorar y desvalorizar a las personas que algunas vez formaron parte de nuestra historia personal.

Los indicadores de mi edad, demuestran que ya no soy esa jovencita despreocupada y pasional, aunque sigo siendo joven pero con mayor madurez,  la vida en muy corto tiempo me puso en circunstancias poco afortunadas y eso conllevo a mirar la esencia de las personas y cosas.

Recoger los recuerdos no siempre es malo, y menos cuando son buenos y de buenas personas, del resto hay que dejarlos en más recóndito de los lugares, donde no exista posibilidad alguna escapar.


sábado, 19 de diciembre de 2015

Por qué no

Sería bueno decirnos las verdades con un tequila. Sería bueno decirte como me has jodido con tu palabras. Sería bueno que sepas que la vida es so sucede y que jamás volverá.

martes, 14 de abril de 2015

Delirios de pasiones

De nada sirve transmitir conocimientos si no se hace con pasión y amor. Eso señores se llama vocación.



La mujer eterna

Porque uno nunca de ja de ser mujer, seas soltera, casada, embrazada, madre, viuda, dejada, o cualquier otro status.

Esto va derechito a la egoteca de los recuerdos...




jueves, 8 de agosto de 2013

Cambia de visión

No sientas esa nostalgia por lo que ahora sucede. 
Las cosas sólo se están reacomodando. Suele acontecer. 
Pero no lo tomes como una destrucción sino como una reedificación.

jueves, 20 de junio de 2013

Destrenzar

En el intento por comprender éste mundo me busco entre las sábanas cálidas y los recovecos de mis piernas, atraparte en las profundidades de mis entrañas, mientras lo hago me voy soltando, reconociendo; todo pasa en un momento, juego con tu piel y viajo a mi infancia –parece que esa niña inquieta no se ha ido– me suelto el cabello poco a poco y mientras eso sucede voy tirando y tomando tu cuerpo, como tú lo haces conmigo…

Dejamos que el golpeteo de sonidos posesos y los besos verosímiles vayan creciendo entre nosotros. Luego una mirada de pasión incontenible despierta en mi, te abrazo y nos perdemos ahí el tiempo, que bien nos hace, es como si purificáramos nuestros pecados.

Después, así, de manera repentina todo muere y la nada se aproxima. Me levanto de la cama y la inercia me hace tomar la misma sábana con la que minutos antes nos trenzábamos para evitar que veas pedazos de mi piel.

Tú me invitas a quedarme pero yo no quiero, y es que le temo a los finales felices.

domingo, 30 de diciembre de 2012

Definitivamente adiós...

Me despido de este blog, pues lo hice para ti y ante la nula respuesta, me voy.

No te olvido porque no quiero y no puedo, pero es hoy el día de cerra este ciclo, porque de lo contrario se vuelve un espiral, un tornillo, esto de no tenerte y buscarte.

Quiero que sepas que desde la primera vez que te leí me enamore de ti, y cuanto más te leía más te amaba; que hay  un cuaderno como testigo de las noches eternas en las que escribía para ti; y que ahora en lugar de coraje me da pena saber que hay gente perversa que puede lastimar a alguien tan profundamente como para quitarle las ganas de amar y de sentirse amado... Es obvio que jamás fui correspondida y que por ello valían cada grosería que recibía de vos, pues pensaba ilusamente que era propio de tu defensa para no ser lastimado; pero me doy cuenta que ya no hay nada que yo pueda hacer.
Es claro que esto no es todo lo siento y lo que creo y que tal vez si lo supieras todo, completo; y si te dirías la oportunidad de conocerme, te replantearías el que pasaría sí...
Mejor me suelto  y con mi alma cariñosa te acompañare en los recuerdos.

Adiós mi gran amor... Adiós.